#CÓMETELOSCÁNONES

IMG-20150729-WA0008                                 IMG-20150729-WA0005

IMG-20150729-WA0006                                IMG-20150729-WA0007

Año tras año se nos bombardea con anuncios de mujeres imposibles,bajo el lema de la operación bikini. Desde niñas, el patriarcado y la sociedad nos graba a fuego el canon de belleza que debemos seguir.Este bombardeo publicitario lleva a potenciar los complejos de las mujeres, y esto a su vez a un consumismo masivo de productos de belleza y dietéticos de los cuales se lucran únicamente capitalismo y patriarcado.

Además de un canon imposible, se nos inculca un protocolo de actuación a seguir: no debemos vestir ni demasiado de corto, ni demasiado de largo, ni demasiado llamativas, ni demasiado desaliñadas. Vestir según un criterio propio y no según la norma, legitima el acoso sexual por parte de los hombres, que se creen con derecho a opinar sobre nuestros cuerpos, a ‘piropearnos’e incluso a agredirnos sexualmente usando nuestra ropa como justificación, visibilizando el control patriarcal que ejerce la sociedad sobre nuestros cuerpos.

Por este motivo y por otros muchos, las brujas alzamos la voz y reivindicamos que no debemos belleza a nadie. Reivindicamos las estrías, los pelos en el sobaco y en el coño. Que vivan las abuelas en topless, las madres en minifalda y sin depilar, que vivan las feas y las gordas. Que vivan las mujeres.

‘No debes ser bonita. No le debes belleza a nadie. Ni a tu novio, ni a tu marido, ni a tu pareja. Ni a tus colegas del trabajo. Especialmente no se la debes a ningún hombre, ni a cualquiera en la calle. No se la debes a tu madre, ni a tus hijos, ni a la civilización. La belleza no es una renta que pagas por ocupar un espacio marcado como femenino’ Diana Vreeland

Anuncios

¡Hola mundo!

Esta es tu primera entrada. Haz clic en el enlace “Editar” para modificarla o borrarla, o bien empieza una entrada nueva. Si quieres, utiliza esta entrada para contarle a los lectores por qué has empezado este blog y qué planeas hacer con él.

¡Feliz blogueo!